jueves, 24 de enero de 2013

Pollo Campero




Me crié en un pueblo llamado La Esperanza, en el campo… en una humilde casita  rodeada de huertas de papas, ciruelos, castaños y zarzas. La carretera asfaltada acababa justo en la entrada de casa, el resto era camino de tierra, cuatro casitas más y extensas llanuras de verde…  Se cultivaba principalmente papa, la esperancera, muy apreciada.




Fue una época muy feliz. En primavera nos subíamos a los árboles a comer ciruelas amarillas mientras de fondo mi madre nos gritaba que nos íbamos a poner malas jajaja… Recogíamos moras de las zarzas en verano y luego preparábamos batidos. Y en otoño estaban las castañas… ¡qué ricas asadas a la brasa! y qué calorcito más rico daba el brasero… Ains qué recuerdos… cómo nos divertíamos con tan poco.




Recuerdo una anécdota en concreto de pequeña… no se… con cinco o seis años, no más. El orégano crecía en los bordes de las huertas y del camino, frondoso, oloroso y precioso con sus flores. Mi madre lo recogía en ramos y lo ponía a secar boca abajo. Lo utilizaba mucho, en guisos y también cuando guisaba papas, nunca faltaba una ramita de orégano.

 


Un día en que seguramente estaríamos haciendo trastadas, nos mandó a por orégano, a por un buen ramo. Nosotras todas contentas dedicamos toda la mañana a ello. De vuelta recuerdo la risa de mi madre al vernos entrar a la cocina y entregarle nuestra colecta “jajaja… pero si esto no es orégano… pero bueno, el ramo está muy bonito” y lo puso en un jarro con agua en la cocina  como centro de mesa mientras comíamos pollo en salsa con papas para almorzar.




La receta de hoy es un poco homenaje a esa época, de campo, especias y olores. El majao y el adobo siempre estuvo muy presente en la cocina de mi madre y lo recuerdo con mucho cariño. Y en eso se basa este plato, en una carne macerada 24 horas en ajo, pimentón, tomillo, laurel y como no, en orégano.




Mmm... dorando el pollo se desprenden tantos aromas... me evaden irremediablemente a aquella época de mi vida tan feliz donde con poco nos sentíamos muy afortunados.




Y sin más dilación aquí os dejo mi receta...

Ingredientes:
  • 4 Muslos de pollo
  • 4 Tomates pequeños
  • 1 Cebolla mediana
  • 150grs de pimiento rojo
  • 150grs de pimiento verde
  • 4 Dientes de ajo
  • 500ml de vino blanco
  • 250ml de agua
  • Orégano
  • Tomillo
  • Pimentón dulce
  • 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva
  • Pimienta molida
  • Sal
  • Perejil para decorar



Elaboración:
  1. Quitamos la piel a los muslos de pollo y los partimos a la mitad por la articulación. Los salpimentamos y los metemos en un caldero grande.
  2. Ahora añadiremos encima de la carne los cuatro dientes de ajo triturados, las dos hojas de laurel, una cuchara colmada de orégano, otra de tomillo, otra de pimentón y rociamos todo con 500ml de vino blanco. Ya tenemos listo el adobo.
  3. Tapamos y dejamos macerar 24 horas en la nevera, para que la carne se impregne bien de los aromas. En la foto de los ingredientes el pollo ya aparece troceado, limpio de piel y macerado ; ).
  4. Cuando la carne haya adsorbido todos los sabores la doraremos en una sartén con aceite y reservamos.
  5. Colamos el adobo de especias y vino, y lo reservamos también.
  6. Ahora haremos un sofrito. Picamos la cebolla y la rehogamos con un poquito de sal un minuto, en la misma sartén donde doramos el pollo.
  7. Lavamos los pimientos, los picamos y los añadimos a la sartén con la cebolla. Rehogamos un par de minutos.
  8. Mientras pelamos los tomates. Para que te sea más fácil introdúcelos unos segundos en agua hirviendo para que se les ablande la piel. Los troceamos y los añadimos a la sartén. Rehogamos a fuego medio unos cinco minutos.
  9. Cuando esté lista la fritura la pasamos por el pasa puré y la trituramos. Yo en mi caso la trituré fino porque me gusta más así.
  10. Añadimos la fritura triturada al caldero con los muslos de pollo.
  11. Añadimos el salmorejo colado que habíamos reservado.
  12. Ponemos también los 250ml de agua. Mezclamos bien todo.
  13. Ponemos el caldero al fuego para que hierva y luego cocinamos a fuego medio/alto unos 30 minutos o hasta que el pollo esté tierno. A media cocción rectificaremos de sal.






************

La salsita ya está haciendo chop chop en el caldero... es el momento ser servir la comida. No olvides guisar unas buenas papas para acompañar, en mi caso esperanceras ; ) ¿le has echado ya tu ramita de orégano?














¡Esto está pa' mojar pan!