lunes, 15 de abril de 2013

Mi versión de Musaca



 
La primera vez que probé la musaca fue en mi primer trabajo. Con 18 años en las vacasiones de verano decidí buscarme la vida y me puse a trabajar en una charcutería que vendía comida para llevar. No sabía ni lo que era y mucho menos que era de origen griego... Además preparándola un cocinero peruano menos iba a pensar yo de donde era jajaja... pero me encantó! Fue lo sengundo que aprendí a cocinar (después del arroz con pollo).




La musaca o moussaka es un plato cuyo origen es realmente árabe, si si de ahí su nombre. Se trataba (y todavía hoy día) de una ensalada cocida, principalmente de tomates y berenjenas, que normalmente es servía en frío, como aperitivo. Pero la versión griega con cordero y horneada fue la que más se popularizó internacionalmente. De ahí que al oir musaca pensemos antes en los griegos que en los arabes : D.

La receta original consiste en un pastel de tres capas: berenjenas fritas, cebolla, carne de cordero picada con tomate y una última capa de salsa blanca: bechamel u otra... Es muy común en algunos lugares añadirle calabacines, champiñones, papas laminadas... aunque también están los que quitan ingredientes en vez de añadirles, como por ejemplo la carne, dando como resultado una versión vegana estupenda. Se suele gratinar con queso o pan, aunque es más común utilizar el queso.




Como cualquier otra receta siempre surgen diferentes versiones, adaptadas a las costumbres del lugar o simplemente a los gustos del comensal… ¿cuántas veces has variado una receta adaptándola a tus gustos o simplemente a lo que en ese momento tenías en la cocina? Pues lo mismo pasó con la musaca a lo largo de los años.



En Inglaterra, por ejemplo, le ponen la última capa de puré de papas, en los Balcanes usan una crema de similar textura a las natillas, y en el mundo árabe es un aperitivo que se sirve frío. Cómo veis la transformación de este plato ha sido muy variada.




Y como no, ésta es una receta versionada, con diferencias con respecto a la original. Para empezar no freiremos las berenjenas, las asaremos que ya de por si es un plato contudente, así que restaremos calorias de donde se pueda jajaja... Luego la carne. El cordero no es que me apacione mucho así que lo sutituí por algo más común y fácil de encontrar, mezcla de ternera y cerdo, para que quede más tierna y suave de sabor.

Ingredientes: (6 personas)
  • 500grs carne molida: mitad cerdo, mitad ternera
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 3 berenjenas grandes
  • 600 gr de tomate triturado
  • 1 Cucharada de azúcar (opcional)
  • Tomillo
  • Orégano
  • Pimienta molida
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Queso rallado para gratinar
  • Bechamel (ver receta)



Elaboración:
  1. Lavamos las berenjenas y las cortamos en rodajas de medio centímetro de grosor. Espolvoreamos sal por encima y las dejamos reposar durante 20 minutos para que suelten su amargor. Verás como empiezan a soltar agua.
  2. Lavamos los tomates y los metemos en agua caliente para que sea más fácil quitarles la piel. Los troceamos y luego trituramos con la batidora. También puedes usar tomate triturado de lata.
  3. Troceamos la cebolla finamente y el ajo.
  4. En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos a fuego medio la cebolla y el ajo. Cuando esté traslúcida añadimos el tomate, rehogamos unos minutos y añadimos la carne. Se suele echar primero la carne y cuando esté hecha se hace el tomate pero lo hago así porque la carne queda más tierna y menos seca.
  5. Añadimos la cucharada de azúcar para restar acidez al tomate (opcional), el oregano, el tomillo y la pimienta al gusto. Mezclamos bien y cocinamos a fuego medio unos 20 minutos.
  6. Untamos las rodajas de berenjena lígeramente con aceite de oliva. Con el horno precalentado, las introducimos sobre la bandeja del horno forrada en papel de horno y dejaremos que se asen durante aproximadamente 25 minutos a 180º o hasta que estén blandas, dándoles la vuelta cuando se empiecen a dorar.
  7. Ahora prepararemos la bechamel según se explica en la receta de canelones. Aquí os dejo unos consejos para que os salga perfecta: pincha aquí.
  8. Buscamos una fuente alargada preferiblemente y de paredes más o menos altas. La engrasamos ligeramente.
  9. Cuando las berenjenas estén tiernas comenzamos a montar la musaca. Pondremos una capa de berenjenas que cubriremos con la carne picada y luego con bechamel. Repetiremos la operación tres veces para acabar con una capa de berenjenas y otra de salsa bechamel más espesa.
  10. Lavamos un tomate y lo cortamos en lonchas finas y las ponemos repartidas encima. Esto es opcional.
  11. Introducimos en el horno 25 minutos a 180º y 5 minutos con el gratinador puesto para que se dore.







**************




Y con esta rica receta participamos en el Sorteo de Recelandia que ha organizado Esmeralda en su fantástico blog. ¿Todavía no lo conoces? ¡Sortea un magnifico lote! Así que ya sabes, si quieres animarte con tu receta como nosotras pásate por su blog y consulta las bases, ¡es super sencillo! y valen tanto dulces como saladas :D.




Mientras te lo piensas... ¿apetece un trocito de musaca?




No creo que te resistas mmm...





¡Buena semana para todos!