lunes, 22 de abril de 2013

Croquetas de Merluza



¡¡Feliz Lunes a tod@s!!

¿Os apetece hoy un aperitivo rico rico? pues deseo concedido. Empezamos la semana a lo grande con unas deliciosas croquetas de pescado.




Este aperitivo o plato principal en sí, es muy típico en nuestro país y es que ¿quien no ha salido de excursión al monte o a la playa y se ha llevado su tupper con unas ricas croquetas? ¡¡Yo la primera!! y anda que no saben y sientan bien en medio de la naturaleza o cerca de mar. ¡¡Todo un lujo!!.




Nosotras tenemos la inmensa suerte de poder elegir donde pasar el fin de semana, playa, ciudad o montaña "Es la suerte de vivir en Canarias". Sólo nos hace falta coger la mochila, algo de bebida y unas cuantas croquetas como las de hoy y ¡¡a disfrutar!!.




Me gusta mucho hacer platos versátiles, que nos ofrezcan infinidad de posibilidades en cuanto a los ingredientes que utilizamos en su elaboración. Este plato es uno de ellos. Desde pescado, carnes de todo tipo,verduras, legumbres hasta de morcillas o quesos varios, la variedad es interminable, por eso me gusta mucho y lo disfruto. Además se puede acompañar de la guarnición que más nos guste.

Ingredientes:
  • 4 o 5 trozos de merluza
  • 1 huevo
  • 1 cebolla
  • 2 ajos
  • Leche (la que admita la bechamel)
  • Harina
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Pan rallado

Elaboración:
  1. Ponemos en un caldero con agua la merluza a guisar unos 10 minutos aproximadamente. Cuando esté lista la escurrimos muy bien y dejamos templar.
  2. Una vez fría, la iremos separando de la espina y revisando para que no quede ninguna espina pequeña. Desmenuzamos y reservamos.
  3. Picamos la cebolla y el ajo finamente. Ponemos en una sartén amplia un chorrito de aceite y rehogamos la cebolla y el ajo unos 10 minutos.
  4. Calentamos unos 300 ml de leche y reservamos.
  5. A continuación añadimos la merluza que habíamos reservado y rehogamos unos minutos.
  6. Añadimos después la harina y rehogamos la mezcla unos 5 minutos para que se cocine bien y no nos quede un sabor a crudo.
  7. Por último, vamos incorporando a la mezcla la leche caliente poco a poco hasta conseguir una masa homogénea. La cantidad de leche varía, nunca es exacta, así que si os parece que le falta un poco añadirle y si ya está perfecta la masa y os ha sobrado no os preocupéis.
  8. La masa estará lista cuando se despegue de las paredes del sartén.
  9. Una vez lista la ponemos en un plato, tupper o fuente y la dejamos enfriar para después meterla en la nevera hasta el día siguiente tapada con papel film para que no cree costra.
  10. Para forrar las croquetas, tenemos que poner un poco de pan rallado en una fuente y batir bien un huevo en un plato.
  11. A continuación con la ayuda de dos cucharas vamos formando pequeñas croquetas que pasaremos primero por el huevo y después por el pan rallado. Le terminaremos de dar la forma en este momento cuando las rebocemos. Pueden ser al estilo tradicional, cuadradas, redondas, como más os guste.
  12. Ahora sólo queda freirlas a fuego vivo hasta que estén doraditas.






Plato ideal para niños y mayores que siempre gusta y nunca sobra. Es cierto que tampoco podemos abusar de él ya que para su elaboración hay que freírlas y esto conlleva que sea una comida un poco más calórica y no recomendada para su consumo a diario sino esporádico. Hay que cuidar la salud y no abusar de los fritos, comerlos lo justo.




He de confesar que mis croquetas preferidas son las que hace mi abuela ¡¡Me encantan!!. A mi nunca me quedarán como las de ella pero lo intento ;-). Es que las manos de una abuela tienen algo especial que todo lo que tocan sabe a gloria.




Después de muchos años a su lado algo se me ha pegado y creo que me han quedado ricas ricas ¡¡Van por ti abuela!!.






¡¡Feliz semana y ...a cocinar!!